PARIS; 10 COSAS QUE NO DEBES DEJAR PASAR

Durante la primavera, Paris es una ciudad infinita. Cuando cae el invierno, los turistas son escasos, los cafés de la ciudad no son muy populares y las multitudes de nativos en las calles resaltan por su bien vestir y garbo, sin embargo, sus magníficos monumentos siguen siendo igual de apasionantes; La Torre Eiffel, el Arco del Triunfo, la catedral de Notre Dame, entre muchos otros.

En cualquier temporada del año, Paris es una ciudad llena de magia y energía única que hará de tu visita, quizás, una de las más recordadas, así que te compartimos las 10 cosas que no debes dejar de hacer en tu recorrido por la ciudad luz:

La Torre Eiffel

¿Para que empezar por otra cosa? La Torre Eiffel es una construcción de hierro de 300 metros de altura y el símbolo de París indudablemente, un sitio de gran valor histórico, una joya arquitectónica y obviamente, un gran atractivo turístico.

Es posible acceder a la torre tanto en ascensor como por las escaleras, aunque antes de decidirse por la segunda opción es necesario saber que se trata de 1.665 escalones.
Te recomendamos subir a la torre en dos momentos: A primera hora del día, cuando aún no se han formado las largas filas o al anochecer para disfrutar de la ciudad luz en todo su esplendor.

El arco del triunfo

Con sus 50 metros de alto y 45 de ancho, el arco del triunfo, ubicado en la Plaza de l’Etoile, representa las victorias del ejército francés bajo las órdenes de Napoleón y es una de las obras monumentales más espectaculares de Paris.

En el interior del Arco del Triunfo se encuentra un pequeño museo, el cual puede ser visitado pagando una tarifa e incluye el acceso al techo del monumento desde donde se tienen maravillosas vistas de París, pues a pesar de que su altura es muy inferior a la de La Torre Eiffel, las visitas desde la parte superior del Arco del Triunfo resultan ser igual de impresionantes. El dinamismo de París en la confluencia de doce de sus principales avenidas es digno de admirar.

Museo Louvre

Es sin duda no solo el museo más famoso de la ciudad sino también el más importante de Francia y uno de los más visitados del mundo y con razón: hacen falta días enteros para visitarlo, aunque la estrella es ella, la Gioconda de Leonardo da Vinci. Sin embargo, Para hacerse una idea general y ver las obras más destacadas, es necesario dedicar al menos una mañana completa para recorrer el museo.

Museo de la Orangerie

En el corazón de París, en el Jardín de las Tullerías, el museo totalmente renovado de la Orangerie alberga una excelente colección de pinturas impresionistas permitiendo a los visitantes descubrir o redescubrir en la luz natural “Les Nymphéas” de Claude Monet y las 144 obras de la colección Walter-Guillaume.

Perderse por nuestro barrio favorito: Montmartre

Así es, nuestro barrio favorito en París es también llamado “el barrio de los pintores” y está situado en una colina de 130 metros de altura. Montmartre se ha convertido en uno de los barrios mas encantadores y peculiares de París.

Este pueblo dentro de la ciudad fue una vez el hogar de artistas como Salvador Dalí, Claude Monet, Pablo Picasso y Vincent van Gogh.

Hoy en día, el espíritu bohemio se refleja en la multitud de artistas que ocupan la plaza cada día para realizar retratos de los turistas. Además de conseguir tu retrato, puedes pasar por el museo de Salvador Dalí, que está muy cerca, o disfrutar de un delicioso crêpe en una de las múltiples cafeterías, así que por esta y muchas razones más, el Montmartre es una visita casi obligada en París.

La catedral de Notre Dame

La Catedral de Notre Dame de París es, sin ninguna duda, uno de los símbolos de la ciudad. Si bien no es la catedral más grande de Francia, es una de sus obras de arte gótico más remarcables.

Uno de los puntos fundamentales que seguramente la hacen más bella es su alrededor, pues se halla ubicada en la pequeña Isla de la Cité, París, bordeada por las aguas del río Sena y acompañada por un conjunto de jardines majestuosos, que brindan un marco místico a la imponente edificación.

Jardines de Luxemburgo

Se trata de un espacio agradable, repleto de plantas y árboles bajo los que cobijarse durante los días de calor. Son los jardines más céntricos, populares y bellos de París y uno de los lugares más populares tanto para los parisinos como para los turistas, pues aquí pueden encontrar el lugar perfecto para un merecido descanso después de pasear por toda la ciudad.

Lido de París

Viva una velada extraordinaria en el Lido de París, el legendario cabaret de la avenida más hermosa del mundo, los Campos Elíseos. Descubra un mundo de increíbles bailarines, brillantes lentejuelas, escenarios extraordinarios, iluminación mágica y música cautivadora.

Moulin Rouge

Si eres apasionado/a por el mundo del baile y de la música, no podrás ir a París y no disfrutar en vivo y en directo del cabaret del Moulin Rouge ¡este espectáculo realmente representa una parte importante de la cultura, energía y ambiente Parisiense!

El Moulin Rouge es muy popular y a menudo las entradas para los viernes y los sábados se agotan con meses de antelación. Por lo que cuanto antes reserves, más posibilidades tendrás de conseguir entradas. Si puedes visitar el Moulin Rouge otros días entre semana es más fácil encontrar lugares disponibles.

Le Fumoir

Cualquier restaurante localizado cerca al Museo Louvre debería ser considerado como una trampa turística excesivamente cara, pero Le Fumoir es la excepción a la regla. No solo ofrece exquisitos desayunos, almuerzos y cenas a diario, también permanece abierto hasta tarde para las personas que quieran tomar un apetitivo, un maritni quizás.

La decoración del restaurante es discreta y de ambiente tranquilo con una extensión generosa de periódicos internacionales y revistas, así que tambien podría ser el lugar ideal para trazar su itinerario en esta maravillosa ciudad.