Boyacá y Santander

Boyacá y Santander es una aventura genial llena de caminos hermosos, paisajes increíbles, llenos de cultura, historia, gastronomía, aventura y diversas actividades que llenan este paseo de muchas emociones, una de las mejores opciones para conocer Boyacá y sus alrededores es viajar en carro, claro está que si prefieres salir desde tu lugar de destino sea cual sea por aire lo puedes hacer y una vez llegues a Bogotá, empiezas tu maravilloso viaje a la tierra de guerreros boyacenses.

Lo más importante para hacer este viaje por Boyacá y Santander es hacerlo sin afán, que te permitas desconectarte del día a día en la ciudad y puedas admirar todos los paisajes naturales que vas a encontrar. Viajar en carro a Boyacá y Santander desde Bogotá puede demorar una semana completa aproximadamente, esto, para que disfrutes con calma de varios lugares. Por eso aquí te dejamos una lista de los mejores lugares para conocer en este espectacular destino.

  • Sales de Bogotá y pasas por diferentes municipios    como CajicáZipaquirá y Ubaté, donde puedes hacer la primera parada del viaje para disfrutar de quesos deliciosos; el siguiente lugar para pasar es la Basílica de Chiquinquirá que fue visitada en 1986 por Juan Pablo II y conserva aún el lienzo donde según muchos feligreses la imagen de la virgen se restauró por sí misma en el siglo 16 razón por la cual hay muchas peregrinaciones para pedir y agradecer milagros. 
  • Continúa el camino hacia Sutamarchán para que disfrutes las mejores longanizas de Boyacá y cuando llegues a Raquirá encántate con sus paredes coloridas, hermosas artesanías de barro y música típica de Jorge Velosa, conocido por ser el iniciador del género Carranga. 40 minutos más tarde podrás llegar a Villa de Leyva para descansar y pasar aquí la primera noche de este gran viaje. Así comienza la aventura de viajar en carro a Boyacá y Santander.Villa de Leyva se distingue por albergar a varios turistas que llegan en busca de un espacio diferente, algo más tranquilo, con bastante historia por contar y con muchos planes por hacer. 
  • Disfruta visitando por ejemplo el Parque De Los Dinosaurios, con réplicas de este extinto animal; la Granja de los Avestruces para interactuar de cerca con los animales, visitar el hermoso Viñedo Marqués de Villa de Leyva y aprender todo sobre la cultura del vino. Al regresar a la Plaza Central, disfruta la noche en este lugar mágico; una cerveza y ver la dinámica de los transeúntes puede ser una gran idea para terminar el día dos.
  • El destino final del día debe ser la increíble Laguna de Tota, pero antes de eso, puedes hacer una visita de nuevo a Raquirá con más calma y de día para disfrutar de unas arepas deliciosas, famosas por su exquisito sabor. Además, complementar conociendo la forma en la que aquí se hacen algunas artesanías en cerámica; incluso, si quieres puedes tener la oportunidad de moldear tú mismo tu propia cerámica. De regreso a Villa de Leyva, a la hora del almuerzo disfruta de un mofongo: un plato típico puertorriqueño que incluye plátano y langostinos. Ahora si es hora de partir hacia el Lago de Tota. El camino te tomará aproximadamente media hora hasta Tunja y  de allí 2 horas más hasta el destino de hoy, antes de pasar por los municipios de PaipaDuitama Sogamoso. Ya en la noche comienzas a ver un gran espacio negro donde se intuye la laguna; dormir aquí es realmente maravilloso por la tranquilidad que emana el lugar. No hay ruidos más allá que los emitidos por la naturaleza.  

El paisaje de la Laguna de Tota es uno de los más hermosos de Colombia; aquí se mezcla el azul del cielo con el ambiente natural y limpio del viento agitando los árboles, además el canto de los pájaros hace que parezcas viviendo una maravillosa película.

  • Luego de desayunar, dirígete hacia otro paraíso terrenal: Playa Blanca, cerca del pueblo de Aquitania. Después de 40 minutos de viaje encuentras una franja de arena junto con el agua y atrás las montañas; otro paisaje de ensueño. Uno de los planes que puedes disfrutar aquí es elevar cometa y disfrutar un rato agradable mientras emprendes de nuevo el camino. Puedes pasar por la plaza de Iza, un pueblo típico de Boyacá para refrescarte y tomar algo; luego continúa hasta Sogamoso y Tunja, antes de seguir por la vía que te llevará al departamento de Santander. Seis horas más tarde podrás apreciar el pueblo más lindo y romántico de Colombia: Barichara. Barichara es un pueblo que ofrece varios planes para los turistas. Merece un día completo para disfrutarlo; por eso, en el te recomendamos disfrutar de otros planes aventureros cerca, conocer otros pueblos y retornar de nuevo para poder pasar aquí con calma.
  • Comienza entonces saliendo desde Barichara a la carrera que te lleva a Bucaramanga. Una hora y media más tarde llegarás al Parque Nacional del Chica mocha (PANACHI); en el camino no puedes dejar de probar en alguno de los restaurantes el cabro o la carne oreada típicos de la región.  Es importante que te protejas del sol, el calor y los rayos pueden ser inclementes. En Panachi es fácil encontrar diversión; por ejemplo, disfrutar del teleférico y subir en una cabina a 1.400 metros sobre el nivel del mar (msnm), luego bajar 800 metros donde encuentras el río y después volver a subir 1.600 msnm para visualizar la majestuosidad de la Mesa de los Santos, un lugar típico  para el descanso de los bumangueses. El viaje en teleférico dura 40 minutos cada trayecto; desde la parte alta puedes ver la aridez de la tierra, algunos cactus y plantaciones de tabaco con grandes árboles a la orilla del Chicamocha. Cuando estés de nuevo en tierra firme hay la posibilidad de hacer un vuelo sobre el cañón suspendido por un cable, en el que puedes alcanzar velocidades de hasta 70 kilómetros por hora. Este viaje finaliza en una colchoneta que amortigua tu caída. Luego de este día tan divertido y aventurero puedes regresar a Barichara para disfrutar de la tranquila noche en este pueblo.

Barichara es el lugar perfecto para descansar; dormir aquí puede ser considerado una terapia especial para todos aquellos que quieren desconectarse; el sueño no es interrumpido. Puedes comenzar a conocer pasando por la capilla de Santa Bárbara, donde puedes ver el cañón del río Suárez al fondo, acompañado de un paisaje en la lejanía con varios techos rojizos en el que sobresale la catedral de la Inmaculada Concepción.  Se dice que en una roca se observó la imagen de la Santísima Virgen como Inmaculada Concepción a comienzos del siglo 18. Por eso la fe, la oración es característica fundamental en los pobladores de este lugar. Después de recorrer algunas calles de este encantador pueblo, puedes salir  a 30 minutos y llegar hasta San Gil;  de aquí avanzas un poco más y llegas a Curití para volar en parapente, hacer rafting o si lo prefieres, explorar alguna cueva. Es un plan de aventura que puede tomarte todo el día; eso sí, antes de regresar de nuevo a Barichara, tómate un tiempo para comer chorizos deliciosos en alguno de los piqueteaderos de la carretera.

Antes de regresar de nuevo a Bogotá, paséate de nuevo por la plaza de Barichara, disfruta del sol y de la mañana tranquila en medio de fachadas blancas hermosas y calles empedradas que mezclan muy bien con el color azul del cielo. Piensa realmente si quieres regresar o si tal vez tienes más tiempo para llegar hasta Bucaramanga; ya que solo estás a poco menos de 4 horas.  

Sabes que viajar en carro a Boyacá y Santander es un paseo bastante divertido, que te permite conocer mucho más de los hermosos pueblos tradicionales que tenemos en nuestro país. Lo único que tienes que hacer ahora es hablar con tu familia, amigos o tu pareja para planear todo y ponerle fecha a esta gran aventura.

Aprovecha todas las posibilidades que tiene Colombia y diviértete mucho en cada lugar al que vayas Viajar en carro a Boyacá y Santander puede ser el comienzo de muchos otros destinos a los que vayas.