10 RAZONES PARA TOMAR UN CRUCERO POR EL DANUBIO

En los últimos tiempos, los cruceros seducen cada vez más a los turistas que no solo quieren disfrutar de una estadía “todo incluido” sino que también quieren conocer varios destinos o países en un solo viaje. Los viajes en el océano tienen mucho atractivos, pero pueden pecar por la monotonía dependiendo del número que días que tome la navegación entre un puerto y otro y por la masificación de personas que exigen los grandes barcos, generando largas filas en diferentes momentos.


Una de las mejores opciones que une el placer de navegar en barco con el atractivo de conocer grandes y pequeñas ciudades sin agobios, es un crucero fluvial, y que mejor que por el río Danubio en Europa, viaje en el que tienes la oportunidad única de conocer ciudades bellísimas de los países mas importantes de continente.

Entonces … ¿Cuáles son esas ventajas que nos ofrece un crucero por el Danubio? Acá te contamos:

Amaneceres y atardeceres

Vas a embarcarte en un largo viaje por Europa así que prepárate para aprovechar el despertarte temprano (o acostarte tarde) y presenciar las salidas del sol más especiales que hayas visto. La mirada del sol sobre el Danubio es un panorama perfecto, igualmente con los atardeceres.

Paisajes

El paisaje que deja ver el recorrido sobre el Danubio es simplemente espectacular. Abre las cortinas de tu cabina y no te pierdas ningún detalle. Si inicias tu recorrido en Austria, divisarás hermosos parajes, pero una vez recorras Eslovaquia y Hungría, literalmente te sentirás fascinado. Mucha atención en la entrada a Budapest, pues es una de las ciudades mas hermosas de toda Europa. El parlamento se enciende y de seguro, es uno de los monumentos más hermosos que alguna vez verás.

Lecciones de historia

Tal y como te lo imaginas, viajar por tantos países expone mucha historia. Tendrás la oportunidad de escuchar historias personales de locales y conocer más de cerca sobre la guerra que tuvo lugar en estas tierras. De hecho, creo que aprenderás más sobre Europa en una sesión de historia dentro del crucero que lo que has aprendido en la escuela, pues recibes las lecciones e inmediatamente tienes vista de ello, lo que hace que el impacto sea mucho mayor.

Menos personas

Un crucero sobre el océano puede tener a bordo unas 3.000 a 5.000 personas. Un crucero por el río solo cuenta con 150 pasajeros a bordo o menos, así que, nunca tendrás que hacer largas filas ni para entrar al barco ni a bordo.

Todo esta incluido

A diferencia de un crucero en el océano donde pagas extra para todo, la mayoría de lineas de cruceros sobre el río cuentan con wifi gratis, excursiones en cada puerto y el sistema todo incluido, ofreciendo barra libre de refrescos y cerveza, vino con las comidas y café las 24/7.

Las paradas

Una de las cosas que más me fascina de estos cruceros son el número de paradas que hacen. A diferencia de un crucero sobre el océano, donde puedes gastar días enteros navegando, en los grandes ríos del mundo, sobretodo en Europa, casi todas las ciudades han sido construidas sobre o cerca del río principal, por lo que puedes estar seguro que no pasarás más de un día completo a bordo sin tocar tierra y conocer nuevos parajes.

Una oportunidad única para tomar fotos increíbles

Un crucero por el Danubio es sinónimo de muchas oportunidades de tomar fotos increíbles de imponentes castillos, famosos monumentos, campos mágicos y pueblos encantadores a lo largo del río.

No hay mareos

Muchas personas no se animan a embarcarse en un crucero por miedo a marearse, pues el oleaje constante del mar mantiene el barco en movimiento. En un crucero sobre el río Danubio, el agua es tan plana que querrás salir a averiguar si esta en movimiento.

Comida y vino local

Disfruta de los platos y vinos locales que te ofrecen a bordo del barco, por ejemplo, puedes cenar estofado mientras estas en Budapest o disfrutar de un sauerbraten mientras visitas Alemania, así que prepárate a disfrutar desde el desayuno hasta la cena de quesos locales, frutas, vinos y demás, todo increíblemente fresco, pues los ingredientes y productos son comprados en los mismos puertos al momento del arribo.

No tienes que preocuparte por un hundimiento

Una de las partes importantes que aportan seguridad a la hora de embarcarse en un crucero por el Danubio, es el hecho de que la tierra no está a más de 100 metros de profundidad, por lo que no tienes que preocuparte de un posible hundimiento en agua abierta. De hecho, algunos tramos pueden ser tan superficiales, que dentro de las palabras de bienvenida del capitán dice: “en caso de hundirnos, solo vaya a la cubierta superior y lleve una copa del bar”.